Mi Ciudad SCQMi Ciudad SCQ en iTunesImage Map

Ruta por la zona vieja de Santiago de Compostela

Ubicación

España
42° 50' 54.0528" N, 8° 35' 16.8936" W

La ruta parte de la Plaza de la Azabachería. Bordeando por su izquierda el Monasterio de San Martiño Pinario, desembocamos en unas callejas de marcado carácter íntimo, que nos pueden fácilmente transportar a los siglos medievales. Son las rúas de las Campanas de San Xoán y Moeda Vella, así denominada por haber sido esta zona donde se localizaron los talleres de acuñación de moneda en los siglos XII y XIII, en beneficio del Cabildo compostelano y la construcción de la Catedral. En la plazuela,  levantando la vista, vemos, sobre el número 1 una antigua espadaña que soportaba las campanas de San Xoán, que los vecinos tenían el privilegio de hacer sonar.

Siguiendo por las Campanas de San Xoán llegamos a la Rúa da Troia, famosa por su casa-museo dedicado a la "Casa de la Troia" y los tiempos de Pérez Lugín; y ahora también por sus pequeñas tabernas y establecimientos comerciales de carácter tradicional, como anticuarios, artesanos y pequeños hoteles con encanto.

Continuamos por la Troia hasta dar con las escalinatas de la Iglesia de San Martiño Pinario.  Si tomamos hacia la derecha llegaremos a la Iglesia y Plaza de San Miguel dos Agros, ya muy cerca de las Algalias. Antes del cruce, bordeando la iglesia, podemos adentrarnos por curiosidad en la ruela de Xerusalén, en la que antiguamente existía un hospital. Esta callejuela desemboca en la Azabachería y, más adelante, se encuentra la Plaza de Cervantes, cerca de la Iglesia de San Benito.

Desde Cervantes tomamos hacia la Algalia de Arriba, dejando a nuestra derecha Casas Reais y algunas de las edificaciones más emblemáticas de la ciudad. Paseamos por la Algalia, viendo palacios típicos compostelanos como el existente en el número 11, con su gran escudo en la fachada. Subiendo por esta calle sobrepasamos la Plaza de San Miguel dos Agros, con dos casas fantásticas. Una de ellas es la conocida como Torre de Don Pedro, y es una de las más antiguas de la ciudad. Si al llegar está abierto el portal del número 5, merece la pena entrar a ver las escaleras desde las que se accede a las plantas altas de la torre medieval. Cerca de ella está la Casa Gótica.

Reanudamos el paseo y dejamos a nuestra derecha la Rúa dos Truques, que confluye con la Algalia de Arriba. Seguimos hasta la plazuela de las Algalias para encontrarnos frente al antiguo Hospital de San Roque. Antes de llegar, a la izquierda dejamos la estrecha calle de Santa Cristina, donde se situaba un hospital de franciscanos. Giramos a la derecha hasta la Plaza da Atalaya y desde allí buscamos un estrechísimo callejón que nos devuelve a la Algalia de Abaixo, el Pazo de Amarante y frente a ella, en el número 29, una casa medieval, se dice que la más antigua de Santiago.

Continuamos la Algalia para bajar, a la izquierda, por otro callejón que desemboca en la Plaza Salvador Parga y admirar sus palacios, entre ellos el de Luaces o el de Fondevila. Por aquí entra en la ciudad antigua el Camino de Santiago; y frente a la Iglesia de las Ánimas se paraban los peregrinos a encomendar las almas de sus allegados.

En Casas Reais tomamos a la derecha por otro pequeño callejón, la ruela das Ánimas, justo frente a la Iglesia, y nos encaminamos hacia el Mercado de Abastos. En el camino veremos el Cantón de San Benito y su gran palacio porticado. Más allá, San Agustín. Si seguimos los arcos veremos la inscripción que nos indica que ésta fue casa de Manuel Murguía,  escritor y pensador gallego, esposo de Rosalía de Castro.

Desde aquí, podemos ir hacia el Mercado de Abastos, y por Mazarelos para llegar a la Plaza do Toural; o bien regresar hacia la Plaza de Cervantes por un callejón casi invisible  al fondo de la plazuela, que nos lleva directamente a la plaza. Desde Cervantes vale la pena bajar por el Preguntoiro, pasando por la plaza de Feixóo y la iglesia conventual de San Paio de Antealtares. Bajando hasta Cinco Calles tomamos el callejón de la derecha, la Travesa da Universidade,  y nos encontramos con la estatua ajardinada de Alfonso el Casto. Más adelante veremos la Plaza de Mazarelos, desde la que enlazamos con Orfas para terminar nuestro paseo en O Toural.

Categoría de artículo: